Turismo por Entre Ríos

 

Calera de Barquín: viaje en el tiempo entre palmeras, cerca de Colón

La turística ciudad de Colón tiene, sin dudas, en el Parque Nacional El Palmar a uno de sus principales atractivos. Esta gigante reserva natural, única en el mundo, resguardo de especies emblemáticas, también recibe a los viajeros con las ruinas de un pasado reciente con rasgos jesuitas, coloniales, que aún no ha sido completamente descifrado: la “Calera de Barquín”.

Se trata de un conjunto de edificios de piedras a orillas del Río Uruguay, que supo ser yacimiento de calizas y representa uno de los más antiguos establecimientos coloniales entrerrianos. Su historia se empezó a conocer oficialmente a partir de su descubrimiento, cuando medio siglo atrás se proyectaba la creación del Parque Nacional El Palmar.

Con pasado de calera y de curtiembre, su origen preciso es desconocido y empezó a descubrirse a partir de un trabajo historiográfico que aún no concluye y que combate, no solamente la asistematicidad de su registro y las versiones encontradas que le mencionan, sino también la erosión propia del paso del tiempo para una construcción que, con cada lluvia subtropical o las crecientes del “Río de los Pájaros Pintados”, ve derruirse parte de su material.

De veinte años a esta parte, el reconocimiento patrimonial de esta construcción ha logrado que trabajos de cuidado y preservación, le resguarden de la erosión propia de los miles de visitantes que llegan cada año al Parque Nacional. Más, saben los especialistas que un trabajo que fuertemente le otorgue protección frente a tantos elementos que lo ponen en riesgo, requeriría una millonaria inversión.

 

El patrimonio que resiste al olvido

Las ruinas de la Calera de Barquín se encuentran próximas a la intendencia del Parque Nacional y a unos 600 metros al sur del camping, a orillas del Río Uruguay. Los visitantes pueden acceder, caminando a través de un soñado sendero entre selva de galería y bosque seco; o también en auto, por un camino de dos kilómetros y medio. Frente a las ruinas, se encuentra el balneario del Parque Nacional y el siempre imponente y brillante Río Uruguay.

De la calera sobreviven dos hornos, que eran utilizados para la elaboración de cal viva, un embarcadero, tres edificios y un cementerio. Todos construidos con argamasa de cal, barro y arena, los edificios tienen aproximadamente unos cuatro metros de altura y denotan haber sido reforzados y modificados en sucesivas ocasiones, a lo largo de la historia.

Desde los 90, se viene trabajando en el resguardo y la correcta señalética del lugar para bien de su conservación y de su exposición a los visitantes, a través del relato de guías capacitados.

Un cerco perimetral resguarda a las ruinas de la erosión que genera la exposición al turismo. Sin embargo, las inundaciones y las lluvias generan un desgaste físico en el lugar, que demandan una importante inversión en torno de su conservación.

Sin dudas, representan estas ruinas para el viajero, una oportunidad única de vivenciar un viaje en el tiempo por los últimos y convulsionados tres siglos y medio de nuestra historia.

Comentarios

Comentarios

Es justo compartir...Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter

This site is protected by wp-copyrightpro.com