Evita

 

Justicia Social, no Beneficencia, ni Caridad.

A cien años del nacimiento de una mujer, como muchas más en una Argentina revuelta como lo seguimos viendo hoy, recordamos  a Evita.

María Eva Duarte nació cien años atrás un 7 de Mayo, en Los Toldos, un pueblo chico de la provincia de Buenos Aires, aun hoy.

Recibió educación primaria de entonces; y de muy joven viajó  a Buenos Aires, allí fue artista de cine, no destacable como algunas de sus   colegas que la sobrevivieran con singular éxito, sin alcanzar un nivel como el suyo.

Esta joven fallecida con apenas treinta y tres años, dos de los últimos afectada con un cáncer de aquellos tiempos, dedico su vida a la lucha por los humildes, en defensa de la Justicia Social, algo desconocido en su tiempo en que los problemas sociales eran atendidos por la beneficencia o la caridad religiosa; por ello el recuerdo a su centenario debe ser más que un hecho biográfico.

Con apenas veinticinco años, la sorprende  el 17 de octubre, día histórico que aún no se entiende muy bien por los analistas.

A poco contrae matrimonio entonces con el Presidente Juan Perón, y es  embajadora nacional por Europa, repartiendo ayuda alimentaria  para mitigar el hambre de la misma luego de la guerra, etc.

A su regreso, no cejo en su lucha por los humildes, hasta podríamos aceptar dado el menosprecio de la Sociedad Nacional de Beneficencia de entonces, que no le permite ser su presidente, como era habitual para con las esposas del Presidente nacional, por  no gustar a la oligarquía tradicional; y, se aferra a la Justicia Social, desconocida entonces por nuestra Sociedad.

Esta joven de apenas 25 años, contra el absurdo menosprecio crea la Fundación Eva Perón, con algunos aportantes pudientes y gremios amigos seguramente; pero,  con sus 25 años se atrevió a  vivir hasta sus 33 finales, nada más, en solo siete años fue todo lo que fue.

En ese mismo lapso de una vida política argentina más que controversial, hizo todo lo que hizo, odiada como pocas, fue también como pocas  alabada por sus “grasitas” como nombraba a sus protegidos, para los cuales siempre hubo un regalo, especialmente juguetes, impulsando todo tipo de actividades en beneficio de los humildes.

Fallece en 1952 y recibe honras para muchos exageradas como marchas de antorchas, luto obligatorio, busto en las Escuelas, adulaciones extremas convirtiéndola en  un mito laico, resistiendo a un odio enfermizo y pequeño que roba su cadáver en acuerdo con las autoridades, trasladándolo para sepultarlo en Italia con  nombre falso en absurda expresión de torpeza social

A cien años de su nacimiento, la recordamos sin antes insistir todo lo trascendente que hizo, que fue mucho mas de lo mencionado,  fue realizado en menos de siete años; para tenerlo en cuenta y  recordarlos con orgullo.

Comentarios

Comentarios

What do you think of this post?
  • Me gusta (0)
  • Divertido (0)
  • Interesante (0)
  • Triste (0)
  • Me enoja (0)
Es justo compartir...Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter

This site is protected by wp-copyrightpro.com