Entre nosotros

“Vísteme despacio, que estoy apurado”                               (*)

Como con el servicio de cloacas, cuando propusimos hacerlo desde el Oeste, tratando de conectar las mayorías de las nuevas concentraciones urbanas carentes de las mismas, y luego volcarlas al Lago a través de mini plantas de tratamiento, utilizando oquedades existentes en tierra; no obtuvimos respuesta, ni bolilla ninguna y siguió y sigue arrojándose residuos cloacales al Lago.

Para hacerlo más fácil, se concentró todo poco menos al costado del Centro Cívico y en puerta de bienvenida a visitantes en nuestra ciudad turística, y diariamente vemos sus consecuencias, para nada simpáticas.

Ahora con el Parque Tecno productivo, etc., parecen gozar en insistir en hacer lo que se quiera y no lo que corresponde, mientras “avanzamos…”

Con toda la tierra que tiene Bariloche para este tipo de desarrollos, necesarios sin duda ninguna y más que demorados, se lo colca en pleno ingreso, insistimos, en nuestra ciudad turística, con el agravante de ser una incógnita su destino, y realizaciones conflictivas.

Ello no ha sido causa sin embargo, para regodearnos con quienes ya quieran invertir sin definiciones serias, es más, de fondo creemos no se haya decidido nada, pero la inversión se hace lo mismo, la meta perniciosa que tiene desgastante este tipo de obras en Rio Negro, otros lugares donde fracasaron los Parques Industriales, y naturalmente en Bariloche, en los que para nada se siguen ejemplo nacionales de efectivo desarrollo alcanzado y festejado incluso por organismos internacionales, en razón a lo hecho al respecto para obtener éxito: la falta de especulación y el riesgo empresario  para obtenerlo.

Acá no supera la figura del ENTE burocrático común en toda política local y/o provincial conocida, cuyos resultados sabemos todos.

Ahora comienza su comercialización (¿?) ignorándose siempre que se hará, quienes y con qué mercado en perspectiva, por lo menos; pero, aunque sea hasta sospechable, se alegran haya quienes quieren invertir sin aclarar antes en qué y para que, salvo, nuestra duda existencial en todos estos casos, la mera especulación.

Más aun en estos tiempos que ni Mandrake arriesgaría a predecirle futuro a la actual economía enloquecida, se afirma esto en nuestra Sociedad local y su dirigencia, que del tema tiene menos conocimiento que de las civilizaciones mesoamericanas.

Por ahí, hasta salen bien las cosas y ahí seriamos de los primeros  en aplaudirlos, porque Bariloche requiere a gritos un desarrollo industrial; pero, hemos vivido en Bariloche muchos, muchísimo ejemplos, mal desarrollados como para no asustarnos al respecto.

Por ello, como dijimos ya en oportunidad anterior, no sería bueno agregarle a la venta de estos terrenos: solo para desarrollo industrial no especulativo.

Y ahí si el riesgo, que sinceramente entendemos muy elevado en las actuales circunstancias, sería solo a cargo del comprador y no de los tantos “errores” que quedan luego para arreglar entre todos.

 

(*) Frase atribuida a Napoleón, y otros líderes a quienes les fue bien.

Comentarios

Comentarios

Es justo compartir...Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter

This site is protected by wp-copyrightpro.com