Entre nosotros

Y si nos valorizamos mejor…

Sin duda estamos viviendo tiempos por lo menos diferentes, malos sin duda, pero ya conocidos.

Hasta ayer, no mucho más atrás los argentinos repetíamos principios generales que nos conformaban como una Sociedad, respetada, no la mejor tampoco pero soportable. No había sucesos aberrantes, como hechos poco menos que normales, que veíamos suceder y aun suceden, en otras, más adelantadas y/o ricas que la nuestra.

De pronto parece que todo se desmorona, hasta ayer, desde Judas para acá, el delator era despreciado entre la buena gente, que sostenía valores que conformaban la Sociedad que cobijaba a todos cuantos podía.

Los argentinos eran constitucionalmente gente de corazón abierto, y brazos aún más para cobijar a aquellos que lo necesitaban.

Los principios morales y jurídicos, poco menso eran una religión laica, presumíamos la buena fe de todos, no condenamos sin prueba demostrada previamente, sabíamos perdonar a todos, etc.

En relación con la moral y el derecho a los años de la llamada Década infame como algo parecido a la involución cívica que supimos superar.

La misma se extendió desde 1930 en que se produce la primera ruptura del orden constitucional, hasta 1943 y un golpe militar acaba con los años más corruptos de la Argentina moderna. Después viene la expresión popular moderna más  reconocida que recordemos con el 17 de octubre de  1945, que unos toman como propia para desarrollo de sus ideas e intereses, otros la ven como popular por excelencia sin propietarios, y en adelante aparece la Justicia Social la industrialización nacional, desarrollo interno, etc., hasta los últimos años conocidos de un incremento reconocido mundialmente en desarrollo científico tecnológico.

Durante ese periodo, iniciado con la primera ruptura del sistema institucional, reemplazado artificiosamente por bandos militares -denominados decretos leyes, al amparo de una Corte Suprema- que hoy tiene descendientes en gobierno, avanzo en un sistema de gobierno que hace eclosión con el Pacto Roca –Runciman, que deja la economía argentina en manos de comerciantes ingleses. Llegándose a llamarlo El Estatuto del Coloniaje, y mucho más en ese sentido, provocando el golpe del ’43, que cambio el sistema fraudulento imperante, etc.

Pues escuchamos en estos días que ¿habría que volver a ese sistema?

Ahora bien en esos años se salía de una guerra mundial y se entraba en otra; hoy por suerte nada de eso pasa, porque entonces volver a ello?

O quiere decir otra cosa que estamos atrasados en todo lo económico, social, etc., por haber perdido 74 y pico de años los argentinos?

Comentarios

Comentarios

Es justo compartir...Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter

This site is protected by wp-copyrightpro.com