Editorial

“No se puede hablar de mejorar nada, si no terminamos con la pobreza” (*)

 

Mientras algunos se muerden en silencio cómplice, otros resignados, lo entienden como natural en el devenir de las cosas conque gustan jugar los que mandan, los que saben, los más buenos, como lo hemos señalado reiteradas veces.

Hoy, asistimos en la Patagonia y el Norte argentinos, -que también insistimos-, muchos dirigentes y “entendidos” en ellos, no tienen idea de esas Regiones Nacionales-, a la aplicación de medidas absurdas por donde las miremos, obviamente una vez más en favor de los que menos se atiende en el país a sus necesidades.

Uno u otro son lugares de no discutibles carencias naturales, aun a los que desde siempre se suma un abandono oficial interesado en mantener las cosas en estado larvado, donde no es sencillo vivir como en otros lugares del país, se trata de situaciones asimétricas, en cualquier sentido que se las valores; ya por sus riquezas escondidas, y “guardadas” para una oportunidad más especulativa, en todos los casos por los personajes que ensucian nuestra historia nacional, desde que Argentina se constituyera y saliera a desarrollarse.

En cualquiera de ambas zonas, el norte, agobiado por los calores insoportables, sequías de enorme dureza, desmembrado desde las guerras de la Independencia y todo lo conocido en que viven muchos argentinos, principalmente descendientes de etnias fundacionales; y nuestro Sur patagónico, en condiciones aún peores dado su clima y grandes extensiones vacías desde siempre; que este año precisamente en tierras rionegrinas, casi al borde de la misma se registrara la temperatura más baja del país, con 37 grados bajo cero; también con sus desventajas conocidas, carenciada y aislada arbitrariamente

En ellas, se incurre en un dislate monumental como medida oficial, al disponer restar apoyo a los más necesitados precisamente: los chicos carenciados, falta se salga a dar caza al que no pueda resistir tanto.

Subsidios imposibles de discutir se restan a niños y carenciados patagónicos y del norte pobre nacional.

Ahora nos preguntamos quienes apoyan a los más necesitados? Cuál es el coraje para enfrentar problemas señores dirigentes, que más parece aseguran sus ganancias, que preocuparse por los que no tienen defensa?

No sabemos de recuperaciones económicas, ni siquiera teorías serias al respecto, que olviden la propia producción, su desarrollo industrial y hasta el bienestar de los suyos, y no solo ello, se llega a importar los mismos productos elaborados en el extranjero como para terminar con el esfuerzo nacional…

Cuando entenderemos que agravar problemas sociales, no pueden conducir a nada bueno?

No nos referimos a posturas económicas o políticas  de un color u otro, se resta apoyo oficial a chicos y carenciados, mientras se insiste en beneficiar a quiñes más tienen, Que más hacer en contrario a la armonía social?

(*) Rene Favaloro

Comentarios

Comentarios

Es justo compartir...Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter

This site is protected by wp-copyrightpro.com