Editorial

Si somos diferentes, digámoslo claro.

 

Ahora escuchamos, luego de esta nueva visita Papal por Latinoamérica, comentarios  realmente infantiles para con la presencia en nuestras tierras y las expresiones de un Pontífice, que además de ser lo que es y representar en gran parte de la Humanidad, toda, es argentino.

Se puede ser limitado para entender estas circunstancias, obcecado por mala formación política, educacional, o cualquier otra circunstancias que lleva esos comunicadores de la corporación comunicacional conocida; pero no tienen derecho como otros argentinas de los tantos que habitamos nuestra tierra, en tratar de mostrarnos ante el mundo como un país en el que sus comunicadores se muestreen de tal forma, ante temas de esa importancia.

Y si no, asúmanse como el grupúsculo corporativo que son, y díganlo, sin asumirse como “la opinión pública”, que no son.

Hay muchos que sostienen que estemos viviendo un cambio de época, tal vez no sea tan así, pero si no ocurre, claramente estamos en el umbral del cambio, creemos no hay dudas.

Ni el heredero de los Reyes de España, en sus visitas hechas a Suramérica, tuvo el valor de pedir disculpas a los Pueblos Originarios por el genocidio y  el robo de sus riquezas cometido por sus antepasados, amparados bajo el manto de la Cruz.

Nadie ni el más obcecado de los españoles puede negar el acto bárbaro de aquellos que Conquistaron América, este Papa Francisco, lo hizo en Bolivia, país explotado y martirizado hasta ayer por la descendencia blanca, heredera de aquellos genocidas.

Y no perdió ninguno de sus atributos eclesiásticos, ni religiosos, ni nada; por el contrario creemos avanzo con  pasos de gigante en una marcha de la historia no siempre ágil para estos personajes, tan atado a ritos y costumbres ancestrales sometidas a tanto prejuicio difícil de superar en un gesto histórico o un par de palabras.

El Papa Francisco, argentino además, lo hizo.

Mientras tanto, comunicadores locales comenzaron a nombrarlo como el Papa “Pancho”. Por suerte no es de baja estatura o entrado en carnes…

No es así genios de la comunicación, ni tampoco Paco, o hincha de San Lorenzo o peronista como también afirman ahora los seguidores del general.

Es el Papa Francisco, distinto sin dudas, a lo mejor más simple o con costumbres diferentes a los pontífices europeos, tan llenos de liturgia para todo, que la cosa normal por ahí parecía en sus expresiones como algo muy extraño y diferente, capaz de necesitar un auto de fe para su comprensión.

Nuestros comunicadores especialmente aquellos que libran desigual batalla con las corporaciones que disponen de la formidable cadena privada de comunicación, que satura con sus información distorsionada a nuestra sociedad, con “información” distorsionada que trasciende al exterior, por que toman estos atajos que no llevan a ningún buen puerto, tomado temas de semejante magnitud, como si tratara de conversaciones a la salida de un partido de futbol.

Respetando los hechos y los personajes, nos respetamos todos.

Una luminosa realidad mundial nos está dando la cara en estos días, la Cuba libertaria y su opresor por más de medio siglo, llegan a un acuerdo y avanzan a hacia entendimientos claros; a su vez, el EE.UU. que sometiera durante décadas a Iran imponiendo un Reza Palevi como líder de opereta, y fuera corrido con humillación por el actual pueblo Iraní, llega a  su vez a un acuerdo mundial sobre control nuclear.

Por que esos comunicadores pagos, se atribuyen facultades para mostramos al mundo como un pueblo poco menos que ignorante, o traidor a sus propios intereses por haberlo logrado años antes?

Comentarios

Comentarios

Es justo compartir...Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site is protected by wp-copyrightpro.com