Editorial

A cambiar, pero en serio

Estamos en una zona rica y de posibilidades concretas, en una de las Provincias más privilegiadas en ese sentido, a lo que sumamos una cantidad de ventajas comparativas de las que carecen muchas otra en el país, sin embargo, parece que nos satisface esperar ayudas y ver el continuo retroceso en que se vive; y, nos resulta más lamentable, la sostenida recurrencia a la pesada herencia, característica por otra parte de  la falta de razones entendibles, luego de la idea de una gestión realizada a continuos tropezones y con grave deuda contraída.

Y no solo en la inventiva nacional escuchamos el sonsonete, justificando casi infantilmente consecuencias más que evitables que se advierten en procedimientos equivocados y continuos.

Nuestra ciudad y su zona son ejemplos más que validos de una continua improvisación que no tiene relación con una u otra gestión, si no por el contrario las atraviesa a todas.

La misma dirigencia y sus seguidores, que genuinamente citaron la excusa con algún convencimiento, porque no tratan constituirse en coparticipes de un cambio real de circunstancias repetitivas en contra del interés común?

No hay en nuestra ciudad capitales propios capaces de tratar de revertir una situación que todos criticamos, y está en manos de su esfuerzo y capitales propios hacerlo?

Bariloche, lamentablemente y a raíz del empecinamiento de tanto comerciante mal informado, se encerró en hacer del Turismo, actividad industrial que alcanzo éxitos notables en las últimas décadas en el mundo y nuestro país, una mera actividad comercial, importante sin dudas a sus intereses, pero no agrego ni agrega desarrollo productivo, con generación de empleo cierto y calificado, mayor y mejor infraestructura urbana, posibilidades concretas para un desarrollo interno, etc.; y estas operativas que acompañan todo crecimiento con desarrollo de las ciudades que nos asombran hoy día, menos aferrados a un mercado laboral cautivo y por ello pobre y sin posibilidades sociales de crecimiento humano; lo mismo para con los problemas urbanos heredados del nacimiento y se agudizan a medida que aumenta su población, que llegada de otras ciudades no entienden de la desatención constantes de esos problemas.

Habrá otra ciudad con tanas veredas por hacer, o sin agua para beber y aún menos para riego publico rodeados de agua por donde se mire en la ciudad?

Además de recordar una vez más, la enorme cantidad de proyectos fracasados o sin haber intentado hacerlos algunos casos.

Algo no ha funcionado en las distintas dirigencias de nuestra ciudad, en nuestra opinión y lo hemos señalado repetidas veces, por haberse priorizado el lucro inmediato y corto, a la realización de propuestas fáciles y posibles en Turismo como en otro montón de tareas rentables, aunque para ello hubiera que postergar el negocio especulativo ya enraizado en nuestras actividades cotidianas.

Cada vez se suma una actividad industrial más que pueda realizarse entre nosotros y que a su vez su carencia empobrece aún más a todos, y no hay un solo proyecto realizable coherentemente que no sea cobijo burocrático, que todos sabemos nunca fue exitoso en nuestra provincia y el país.

Es más, nuestras dirigencias se han caracterizado por cerrarse en torno a rechazar la posibilidad industrial privada sin colocar al lucro, por delante de todo trámite, y así no empezamos nunca.

Comentarios

Comentarios

Es justo compartir...Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter

2 thoughts on “Editorial

  • junio 14, 2018 at 8:11 am
    Permalink

    I just want to mention I am just beginner to blogs and certainly liked your web page. Most likely I’m likely to bookmark your site . You certainly have really good writings. With thanks for sharing with us your web site.

    Respuesta

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site is protected by wp-copyrightpro.com