Editorial

Sí podemos, por qué no hacerlo bien?

Hace rato, pero mucho, mucho rato que nos enseñaron a separar lo importante de lo que  no lo es, y si en algo tiene importancia el dicho popular, creemos sea cono vemos, si lo queremos hacer en la Sociedad en que vivimos.

Cualquier ciudadano, mas o menos desarrollado en sus cualidades, especialmente intelectuales, sabe de qué se trate.

Acá no, parecemos, y cada día mas, hasta tener necesidad de la información distorsionada, sin confirmar incluso, pero obsesiva, aplastante, que satura todo intento de asimilación constructiva. Los hechos ilícitos, como todo hecho sea como fuere ,tenga las características que fueren, es eso y no lo que se le agrega, y menos con intereses tan malos como lo ocurrido en el hecho mismo que se informa.

Ahora bien, porque abrazarse obscenamente a cuanto dato, generalmente falso, para trasmitirlo retorcido, contagioso, etc, sin sumarle una mínima investigación seria?.

Porque  agregarle al hecho, aun el mas aberrante, malo y perverso que se quiera, y convertirlo al estilo mercantinero en la noticia, y cuanto mas retorcido mejor?

Ello, en una Sociedad sana no resiste análisis. No hay día, ni noticiero local o nacional en que esto no  suceda en la nueva sociedad en que vivimos, al poco tiempo, todo es igual, nada es mejor; al decir de Discepolo.

Casualidad? No lo creemos, siquiera parecemos recodar nuestros tiempos de dialogo franco y abierto, aun entre vecinos no siempre amigos, aunque bien educados socialmente.

Ahora si no es violento, retorcido, etc., pareciera no tener valor n la comunicación moderna nacional, y hasta la de los pueblos o barrios donde todos se conocen; es más, hasta parecieran ser promocionados las comunes ofertas de siempre, váyase con que interés…

Y tenemos ejemplos oficiales al respecto:… “y si quiere usar armas, que las use.”, o “disparaban con armas enemigas que arrancaban arboles de cuajo”, mientras fuerzas del orden disparaba 140 disparos de ametralladora por la espalda “al boleo” asesinando a un joven que subía la ladera…, y encima le falsifican un peritaje tratando de inculparle su propia muerte…

Y esos son hechos separados, no aislados, que van emponzoñando nuestra Sociedad con información escabrosa, canallesca además de inservible, que nunca fuera característica argentina.

Otro dicho nacional, que parecemos haber olvidado  y debemos recordar que “la universidad, no acorta las orejas”, al que podríamos agregar: “la jerarquía política pública tampoco”, y tratar de darnos el gusto de vivir en Argentina.

Comentarios

Comentarios

What do you think of this post?
  • Me gusta (0)
  • Divertido (0)
  • Interesante (0)
  • Triste (0)
  • Me enoja (0)
Es justo compartir...Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter

This site is protected by wp-copyrightpro.com