Editorial

Mejor damos otra oportunidad

A la noticia de la remodelación del ex Natatorio municipal, para coinvertirles en pistas de patinetas y parecidos, hemos recibido varias opiniones que trataremos con el respeto merecido; atendiendo a “cuando se discute de buena fe los dos tenemos razón, pero uno está en la verdad”.

Y, ¿cuál es esa verdad en este caso?

Confesamos que no la sabemos, aunque si sabemos de un montón de otros aspectos que no interesan a esta extraña decisión de acabar con un proyecto millonario para Bariloche de los años, en que creíamos estar ingresando a una mayoría de edad ciudadana, que no logramos aprovechar.

Éramos provincia con Constitución recién estrenada, pasó más de medio siglo, desde que se entregó al Bariloche del año ’62 por acción del entonces Secretario de Turismo nacional d. Alfredo Sauter, el proyecto de “Natatorio Municipal y Paseo Costanera”, prácticamente “llave en mano”, o sea con todo previsto, dispuesto y pago, para hacerlo efectivo, un Natatorio con todo lo necesario, y un Paseo de la Costanera, que jamás tuvo nuestra ciudad, “nacida y criada” al costado de una belleza lacustre impresionante; que todos sabemos siquiera se intentó.

Se hizo algo que no funciono, con pileta, trampolín olímpico y esas cosas propias de otros climas.

Como es obvio en esas condiciones se abandonó el asunto hasta que dos chicos de Bariloche que iban a la pileta, porque agua juntaba y esas cosas, se ahogaron, y entonces las autoridades se dieron a concretar el Proyecto dado por Nación. Se arregló algo, y se habilito una vez más, sin suerte porque el agua seguía siendo más que fría para disfrutarse, del Paseo Costanera, “bien gracias, alguna vez nos ocuparemos”…

En la gestión Gagliardi, o por ahí, se remodelo subiendo el piso del mismo para gracias al buen sol mantener temperatura soportable, y tampoco funciono; del Paseo Costanera, ni un yuyo cortado y bien gracias otra vez. Hasta su destino final, no sabemos que hacer con esto, ¿quién lo quiere?

Y se fue abandonando todo, la Casa del deporte y lo que acompañaba al complejo, dejando en manos del que pasara por ahí o peor  aún, quienes no sabían mucho de nada, eliminaron algunas columnas internas, para entretenimiento barato y un buen día se vino abajo y todos contentos…

No creemos nadie haya supuesto podía ocurrir algo diferente.

Luego de años en absoluto abandono: la feliz idea: ¡pista de patinetas!!

No es la mejor propuesta para eso, pero es cierto habrá menos chicos arriesgándose y arriesgando a conductores por las calles; y en esa feliz idea  para ello hay que cambiarle nombre y ponerlo en inglés…

Una aclaración al margen, cuando Bariloche y la crema de sus dirigentes turísticos, insistían en un Centro de Congreso y convenciones, se hizo a nuestro entender la mejor propuesta al respecto: hacerlo con inversión y riesgo privado (algunos hoteles, restaurantes, etc., ya habían concordado con la misma) pidiendo a la Municipalidad ese predio abandonado y siempre en ruinas como participación Municipal, el Ejecutivo de entonces acepto entrar con el 61 % de las acciones y el manejo del dinero obviamente, no se aceptó y ahí quedo todo…

No vemos en las nuevas inquietudes se trate nada de todo esto, ni del Paseo Costanera que alguna vez interesara a la dirigencia oficial, en cambio dudamos alguien visite Bariloche o se inquiete por ello para venir a deslizarse en patinetas frente al Nahuel Huapi.

Comentarios

Comentarios

What do you think of this post?
  • Me gusta (0)
  • Divertido (0)
  • Interesante (0)
  • Triste (0)
  • Me enoja (0)
Es justo compartir...Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter

This site is protected by wp-copyrightpro.com