Editorial

¿Hay algo más detrás de los errores?

Que la máxima autoridad nacional se equivoque, y bueno, no será la primera vez, ni la última; y tal vez otros lo hicieran peor; pero que al costado salte un coro de adeptos al error en que se incurre, ya llama la atención a cualquiera.

Con Aerolíneas Argentinas, que se encuentra librando difícil batalla por su existencia con compañías extranjeras, protegidas en todos los casos, por un  mercado secuaz que en ningún país democrático, ocurriría, ya es demasiado…

Si los argentinos no hubiéramos sufrido el saqueo que soporto esa empresa de bandera con la venta a la española Iberia, vaya y pase, cuando hasta las cubiertas en uso de la empresa argentina fueren saqueadas, además de simuladores de vuelo, etc.

Nadie lo ignora, y hasta desde España país de origen de la empresa vinculada al robo, juzgo a sus dirigentes y los condeno, lo que no ocurrió con nuestras autoridades nacionales, que nunca tomaran en serio el delito contra sus propios intereses.

Hoy el problema deriva de un reclamo legítimo del personal de actual empresa argentina, y se le sacude todo tipo de agravios, culpas, etc., en boca de altos dirigentes, con argumentos sin sostén ninguno.

Y ello nos lleva a otro dislate aun mayor, no recordamos haber asistido en nuestro país a una exaltación de la violencia como lo vemos, en los principales medios y comunicadores semioficiales de todas partes.

Es cierto que los hubo antes y en algunos casos peor, por ejemplo cuando desaparecían los que opinaban diferente, y la Ley era un papel guardado por los malos de siempre, pero, hoy no dejamos espacio ninguno en poner la por encima de todo, y seguir escarbando en los crímenes privados con un cuasi regocijo extraño; es más, creemos la mayor inversión oficial conocida haya sido el armamento exagerado de las fuerzas de represión…

A donde fue a parar la prevención que tanto exaltábamos?

Y todavía peor, solo en nuestros días asistimos celebrar a disparar por la espalda, o la delación figura despreciada, hoy casi como regla jurídica indiscutida.

Y si faltaba algo más disparatado, poner como enemigo al inmigrante en una sociedad de inmigrantes como las nuestras, en todo el continente y aun peor, si cabe en el asumido dislate político y económico que vivimos, tratar de aniquilar esfuerzos y logros nacionales, en beneficio de presuntos éxitos extranjeros montados en beneficios ilegítimos.

Claro que lo que más asombra es la insistencia en sumar equívocos y tratar de justificarlos, cuando la realidad nos golpea a diario por logros alcanzados que no pueden tratarse de esa manera; en claro ejemplo de la política mal metida en desarrollo tecno político y científico, en que destacaba Argentina precisamente a través de diversas gestiones en que tanto las hubo de facto como democráticas, y juntas llevaron a nuestro país a lugares destacados a nivel mundial, como la Planta de Agua pesada acá no más en Neuquén, que de mantenerse cerrada se pierde ,y es una de las muy escasas en el mundo, además de argentina.

Comentarios

Comentarios

What do you think of this post?
  • Me gusta (0)
  • Divertido (0)
  • Interesante (0)
  • Triste (0)
  • Me enoja (0)
Es justo compartir...Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter

This site is protected by wp-copyrightpro.com