Editorial

¿De una vez, nos animamos en Bariloche?

Cada día escuchamos de un Plan nuevo para Bariloche, del Este principalmente, aunque de otros lugares también en la extensa zona urbana, aun sin desarrollo entre nosotros; desde emprendimientos de difícil comprensión, a otros muchos más realizables, que sin embargo, entendemos merecen una preparación previa de la zona, que no sea, casi obligatoriamente, problema futuro en poco tiempo.

No menos porque en nuestra zona se hacen las cosas, sin pensarlo mucho, hay tiempo, como para todas las cosas, no  hay necesidad ninguna de meternos en problemas sin plan previo.

Así estamos llenos de problemas que cada vez se agudizan más; y los vemos a diario, desde un Puerto que se largaron a hacer por antojos y fines especulativos, cuando había estudios técnicos previos, y experiencias que decían qua ahí no podía hacerse; y al fracaso lo vimos todos.

U otras obras que nos muestra a diario errores y gastos innecesarios en ellas, cuando pueden hacerse sin mayor problema.

Si no, pasemos por las ruinas sin uso del tan mentado Centro de Congresos y Convenciones, con millones de dólares de inversión abandonados por capricho y nada más.

En ese estas zonas y parecidas, en épocas anteriores se fue estableciendo Bariloche, aquel del enorme esfuerzo, que aun admiramos -hubo un puerto ejemplar, antes de ser ciudad, y nos duele cuando se avanza sobre el mismo sin nada más que por mínimas ganancias transitorias.

Empujados por el ansia especulativa, que no llego con los pioneros y se encajó entre nosotros hasta ahora.

Y eso debemos evitar, es mas, se puede hacer  y muy bien su desarrollo, es cuestión  de proponérselo, y por ahí, ¿Por qué no? Sin buscarlos mucho, por ahí nos encontramos haciendo entre todos un Bariloche mejor.

Imposible no es, difícil si, pero no hay capacidad profesional en Bariloche? Con semejante base natural, como para hacer algo mejor de lo que ha hecho hasta ahora?

Hay cuestiones que no admiten dudas, por ejemplo, imposible manejar semejante espacio urbano desde un extremo del mismo, y otro absurdo pegado a eso, mantener la masa de servicios al lado del turismo, la salud, bancos  y la mayor población?

Y si ello no anima a los “valientes”, que en todo pueblo hay, porque no municipios colindantes, que prevé la Constitución provincial; y compartir servicios comunes?

La cuestión sin dudas es darnos a entender los problemas que tenemos de una vez, haya o no elecciones próximas, amigos en ellas, o lo que fuera que frena la situación.

 

Comentarios

Comentarios

What do you think of this post?
  • Me gusta (0)
  • Divertido (0)
  • Interesante (0)
  • Triste (0)
  • Me enoja (0)
Es justo compartir...Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter

This site is protected by wp-copyrightpro.com