Editorial

Tratemos de entendernos mejor…

Algano de los que todos los días rezongamos por lo que vemos como van las cosas y volvemos a hacerlo enseguida, una y otra vez, y así nos dejamos envolver en la sibilina comunicación de nuestro tiempo, no se da por recordar lo estudiado en su juventud?

Porque de todo de esto se ha vivido y sufrido, cuasi de la misma manera, y en algunos hasta con los mimos nombres, y un poco más cerca, aun con las mismas personas y/o sus parientes más cercanos.

¿Acaso somos una sociedad reciclada en seres cada vez más tontos?

Y esto lo sabemos hasta el hartazgo, los que vivimos crisis idénticas, o los que hayan leído algo sobre ellas, en las que siempre cae un innominado que nos señala un camino diferente por el que vamos bien, o por lo menos encarrilado y salimos en tropel a deshacerlo todo.

Por ello, no echemos culpa a los que mandan, que la tienen es cierto, pero y el resto?

Ya no nos acordamos cuando luego del derrocamiento del gobierno de Juan Perón en el ’55, se prohibió mencionar sus nombres, se proscribió su agrupación política, se “derogo” la Constitución por un bando militar, se hizo un Código penal hinchado de leyes represivas, donde hasta el “tumulto” era delito, algo parecido a la experiencia represiva de esta gestión; entonces el malo era esa “chusma insoportable, llena de vagos y todos eso, que no quería al país, luego el comunismo, aun irredento, venido del infierno como todos sabían dónde solo buscaban el mal del país sin discusión, y ahora la pesada herencia ya mas reciente, que todos conocimos aunque no en su faz demoniaca.

En todos los casos el odio absurdo al antecesor, oscureció las mejores intenciones, resignándonos a ser tontos, y cada vez peor.

A raíz de los constantes desastres económico financieros con que se nos somete día a día a razonamientos equivocados, que siquiera fueron nuestros, y sin pudor ninguno se quieren aplicar entre nosotros, transcribimos parte de una nota del New York Times sobre Argentina, los problemas regionales de Brasil -entonces con Dilma Rousseff-, y Uruguay con Mujica; decía de nosotros en nota titulada “Otra economía es posible”,  en un tema de fondo titulado “Tango de la recuperación Argentina” del l-9-011: “la economía creció mas del 6% en siete de los últimos ocho años. El desempleo descendió del  20% del 2.002 a menos del 8% actual y la pobreza se redujo casi a la mitad”, … la diferencia abismal entre las políticas de austeridad y bajo crecimiento  de fines de los ’90 y el alto crecimiento favorecido por el gobierno actual, es una prueba de que se puede reactivar la economía, Washington debería  prestarle atención”… (Revista Fores, pag.51, diciembre 2.011).

La gran crisis que colocara a Argentina en cesación  de pago, fue en 2.000, no es para tratar de entendernos mejor, con lo que vivimos y sabemos?

Comentarios

Comentarios

Es justo compartir...Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter

This site is protected by wp-copyrightpro.com