Variadas son las actividades que se pueden realizar en contacto con la naturaleza: acampar, ir a la orilla de un lago o río, caminar hasta un refugio, llevar el kayak, la pelota, un libro. No importa el lugar que se elija, siempre hay que llevar bolsas para regresar con los residuos. Por eso, es importante planificar la salida para cargar sólo con lo necesario, ni más ni menos, reduciendo así automáticamente la generación de residuos.

Los caminos, senderos y costas, donde se realizan actividades al aire libre, se juntan en cientos de kilómetros, por lo que es imposible pensar en un sistema de recolección de residuos. Desde el comienzo de la temporada primavera/verano, se encuentran diariamente a orillas de los lagos, ríos y senderos mucha basura esparcida.

Por ello es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

No quemar ni enterrar la basura que se genera.

Llevar bolsas para regresar con los residuos.

Planificar la salida para cargar sólo lo necesario.

Depositar los desechos en tachos habilitados.

Recordar que dentro de las áreas protegidas se aprobó el reglamento de plásticos de un solo uso, normativa que inicia el camino para eliminar este tipo de plásticos como las botellas de bebidas, platos, vasos, cubiertos, sorbetes y agitadores, recipientes de comida y bandejas. De esta manera se busca reducir de forma progresiva el volumen de residuos en las áreas protegidas.

Este es un mensaje de los Parques Nacionales Nahuel Huapi, Lanín, Lago Puelo, las provincias de Río Negro y Neuquén, las Municipalidades de San Carlos de Bariloche, Villa la Angostura, Dina Huapi, San Martín de los Andes, Junín de los Andes, Aluminé y la Comisión de Fomento de Villa Traful.