Inspectores de la Secretaría de Fiscalización realizaron operativos en distintos puntos de la ciudad, secuestrando una considerable cantidad de pirotecnia. Se recuerda la prohibición de venta y comercialización de estos elementos.

Los allanamientos, llevados adelante con el acompañamiento de las diferentes seccionales policiales de cada jurisdicción, resultaron con el secuestro de pirotecnia. Las ordenes de allanamiento son dictadas por el juez de Instrucción y el fiscal de turno.

Los secuestros fueron en barrio Nahuel Hue, El Frutillar, San Francisco, Nuestras Malvinas, y uno en el Shopping Patagonia. Las consecuencias del uso de pirotecnia suelen resultar en lesiones oculares, auditivas, quemaduras severas, animales espantados y accidentes viales, entre otras.

Es importante destacar la vigencia de la ordenanza 676-CM-06 que estipula la prohibición de la tenencia, fabricación, comercialización, depósito, venta —al público mayorista o minorista— y uso particular de todo tipo de elemento de pirotecnia y cohetería, sea éste o no de venta libre y/o fabricación autorizada.

La mencionada normativa, en su artículo 2º, establece que “Se prohíbe en el ámbito del ejido urbano de la Municipalidad de Bariloche, la tenencia, fabricación, comercialización, depósito y venta al público, mayorista o minorista y uso particular, de todo tipo de elemento de pirotecnia y cohetería, sea éste o no de venta libre y/o fabricación autorizada.”

En su artículo 3º dice que “Se considera artificio pirotécnico o de cohetería al destinado fundamentalmente a producir combustión o explosión, efectos visibles mecánicos o audibles, estando incluidos todos aquellos que se enciendan o accionen mediante el uso de mecha o por fricción.”