Este lunes, en el Día de la y el Bibliotecario, realizamos la reapertura de la Biblioteca Pública Municipal “Presidente Raúl Alfonsín” y lo hicimos honrando a quien fue su alma y director durante 30 años, junto a su familia y amigos.

El 13 de septiembre se conmemora el Día de la y el Bibliotecario, y desde el Municipio, la Subsecretaría de Cultura y la Biblioteca Pública Municipal “Presidente Raúl Alfonsín” decidimos honrar esa fecha homenajeando a Eduardo Ehlers, que falleció en junio pasado y quien dedicó tres décadas de su vida a la promoción de la lectura desde esta institución, que desde este lunes abrió sus puertas nuevamente al público, luego de estar cerrada desde marzo del 2020.

El emotivo acto fue encabezado por el intendente Gustavo Gennuso, junto al equipo actual de la Biblioteca y los familiares de Eduardo, a quienes se les hizo entrega de una placa conmemorativa dedicada “al amigo de los libros”. También estuvieron presentes el jefe de Gabinete Marcos Barberis, la presidenta del Concejo Municipal Natalia Almonacid, el concejal Ariel Cárdenas, el subsecretario de Cultura Joaquín de Bento, y la directora general de La Llave Alejandra Schneebeli, junto a autoridades de bibliotecas amigas, escritores locales y amigos.

“Creo que el espíritu de Eduardo está en cada rincón de la biblioteca -expresó Gustavo-. Los libros, los estantes, los papelitos para clasificar. Cada vez que abramos un libro, allí está. Eduardo era un apasionado de lo que hacía. La Biblioteca Raúl Alfonsín era Eduardo Elhers. Le ponía su impronta y su pasión, y eso se ve en cada niño que pasó por acá. En los libros está el reconocimiento personal de que uno nunca sabe demasiado, que puede saber mucho más, esa sabia ignorancia de poder crecer y amar a los libros. En los libros está la historia de todos los mundos y todas las cosas, y querer atrapar eso hace una mejor alma. Esa era el alma de Eduardo, el amigo de los libros, el amigo de los niños”. Y agradeció especialmente a su familia, hijos y nietos que estuvieron presentes en el acto: “El recuerdo de Eduardo para toda nuestra ciudad va a ser imborrable. Eso es lo que hace una ciudad: no sus calles, o sus edificios, sino el espíritu de su gente. Y si el espíritu de su gente es de buena gente, hacemos una mejor ciudad”.

Juan Díaz, quien formó parte del equipo de Ehlers y ahora será el director de la institución, compartió emocionado: “Es difícil estar en este lugar porque él no está. A las personas a veces se las recuerda y a veces se las extraña, pero es muy elogiable cuando a una persona se la recuerda y se la extraña. Hoy estamos tristes por nosotros porque no lo tenemos a Eduardo, pero estamos también para celebrar que este lugar existe gracias a él. Estamos hoy parados sobre los hombros de un gigante. De una persona que entregó 30 años de su vida a la biblioteca, a la promoción de la lectura. Hay personas a las que Eduardo vio crecer, que venían cuando eran niños y hoy vienen con sus hijos. Nos emociona esto: lo extrañamos y lo recordamos”.

Y concluyó: “Hoy estamos reunidos para honrar ese trabajo. El equipo que hoy se conformó en la Biblioteca Municipal va a entregar lo mejor, para tratar de hacer un poquitito de lo que él hizo en este lugar. Si yo hoy sé algo de los libros y de la conformación de una biblioteca, es porque él me lo enseñó. Tuve la bendición de trabajar con él y él me formó. Les quiero prometer a su familia, a sus hijos, a sus nietos, que vamos a hacer lo mejor que podamos, vamos a entregar lo mejor de nosotros para que la memoria de Eduardo siempre esté, con Paula, con Cecilia, con todo el equipo de trabajo. Que este trabajo siga creciendo, que todo lo que él hizo sea potenciado, que llevemos a la Biblioteca un lugar más alto. Ya el 90% del trabajo lo entregó él, ahora nos toca a nosotros guiar esta biblioteca y que la gente siempre lo recuerde”.

El acto cerró con un homenaje artístico: Paula Adamo recitó poesías de autores locales publicados por la Editora Municipal Bariloche “Juan Ojeda”, acompañada por la música de Nicolás Mamonde y su sítar, y luego en el exterior de la Biblioteca, junto al mural que están confeccionando integrantes de la Sala de Ensayo Comunitaria “Dengün Piuke” (junto a la docente Andreína Poli), el Coro Juvenil Municipal compartió su música.

Una nueva etapa para la Biblioteca Municipal

Con vistas a continuar con la importante labor social y cultural que reviste la función de las bibliotecas públicas, invitamos a la población a acercarse a la Biblioteca Pública Municipal, ubicada en Sobral 850 (casi esquina Onelli), de lunes a viernes de 10 a 17 hs. Asociarse no tiene costo, únicamente basta con una fotocopia de un servicio a nombre de la persona y una fotocopia del DNI.

La Biblioteca cuenta con un gran acervo bibliográfico, que supera los 20 mil títulos. Van desde material de consulta y estudio, pasando por novelas, cuentos, biografías, hasta un gran acervo histórico de revistas y diarios de la zona. Además, tenemos el agrado de contar con numerosos títulos de autores barilochenses, conformando una Biblioteca Patagónica, orgullo de la Biblioteca Municipal.

Desde el equipo contaron: “Es nuestra intención continuar con el importante trabajo que realizó el Sr. Ehlers, y avanzar aún más, cómo quien dice ‘parándose en hombros de un gigante’, ya que entendemos que la función de las bibliotecas públicas no solo es preservar la cultura sino más promocionarla y generar lazos con la comunidad, abriendo sus puertas, y por lo tanto, sus libros, para que todas las personas puedan disfrutar del placer de la lectura”.