Las brasicáceas o crucíferas, llamadas así por tener sus flores en forma de cruz son una familia muy numerosa, con cerca de 338 géneros y 3.709 especies, siendo el género Brassica el de mayor número de especies. Sólo me limitaré al Género Brassica olerácea L. y sus variedades:
•capitata (Repollo blanco)
•botrytis (Coliflor)
•itálica (Brócoli)
•rubra ( Repollo morado)
gemmífera (Repollito de brúselas)
•pekinensis (Col china o Akusai)
•gongylodes (Colinabo o nabo)
•caulo-rapa (Col rábano)
•acephala (Col rizada- Kale)
Las crucíferas, cuyo “representante fiel” es el repollo, aunque las “joyas” sean el brócoli y el kale, son ricas en potasio, pero también contienen otros minerales, como: fósforo, calcio, hierro, sodio y vitaminas, en especial, vitamina C, provitamina A y ácido fólico (vitamina B9), además son abundantes en fibra y bajas en calorías. Sus efectos anticancerígenos están es sus compuestos azufrados llamados glucosinolatos, que liberan dos sustancias cuando masticamos, cortamos o maceramos las coles, que son los isotiocianatos y los indoles, responsables de inactivar a posibles sustancias cancerígenas.
Pero además, los isotiocianatos, tienen otras acciones relevantes:
1-Inducen la muerte de determinadas células tumorales.
2-Actúan sobre un microbio, el Helicobacter pylori, que además de ocasionar úlcera gastro-duodenal, puede ser el desencadenante inicial del cáncer del estómago.
Es interesante señalar que las crucíferas poseen diferentes glucosinolatos y cada uno de ellos se convierte en un isotiocianato diferente que puede tener mayor o menor acción anticancerígena.
Dentro de los índoles, se destaca el Indol -3- carbinol, que puesto en contacto con el jugo gástrico, se convierte en dos sustancias activas, que pueden actuar como moduladores de los estrógenos (hormonas femeninas), y puede prevenir y disminuir el desarrollo del cáncer de mama, ovario y útero.
Importantísimo: los glucosinolatos son muy solubles en agua, por ello no hervir las coles, además se alteran con la cocción prolongada. Mejor crudas, cocidas al vapor, wok y mejor aún como brotes.
Las coles también son beneficiosas para otro tipo de enfermedades, como por ejemplo: enfermedades cardiovasculares, inflamatorias, neurodegenerativas y diabetes. Aplicadas las hojas frescas machacadas como emplastos, alivia golpes y torceduras.

Dra Sara Itkin,Médica MPRN 3474
09