Los días de calor nos invitan a acercarnos a los diversos espejos de agua para bañarnos, salir en kayak, bote o ir a pescar. Dentro de las áreas protegidas y municipios hay una gran cantidad de lagos, ríos y arroyos para disfrutar, pero es necesario tener en cuenta que en esta región la temperatura del agua es muy baja: oscila entre los 6º y 12º grados.

Para evitar accidentes, disfrutar y cuidar de los lagos, ríos y arroyos recordar las siguientes indicaciones:

Usar las playas habilitadas como “balnearios”. No sobrepasar la línea de boyado delimitada en los mismos.

No ingresar súbitamente al agua teniendo el cuerpo caliente, ni hacerlo inmediatamente después de haber ingerido alimentos.

Aun sabiendo nadar bien o usando salvavidas, las bajas temperaturas de los lagos y ríos pueden generar alteraciones fisiológicas que pueden llegar a ser fatales.

No tirarse en ríos, arroyos y zonas de desembocadura con cámaras, colchones inflables, colchonetas de agua o cualquier elemento inflable, ya que las corrientes son peligrosas.

Si los niños utilizan elementos inflables deberán hacerlo bajo la supervisión de un adulto y en aquellos lugares en los que sus pies toquen el fondo del agua. Los muelles son sólo para embarco y desembarco de pasajeros. Está prohibido permanecer o zambullirse desde los mismos.

Nadar siempre paralelo a la costa.

Conducir la embarcación en los lagos siempre fuera de las zonas de prioridad para Nadadores de Aguas Abiertas.

Al navegar recordar que es obligatorio utilizar chaleco salvavidas.

Recordar que solo se pude descender en playas habilitadas. Fuera de ellas está prohibido amarrar la embarcación, descender, hacer fuego y acampar

Tener en cuenta las pautas que establece Prefectura Naval Argentina para la actividad Náutica.

Tener en cuenta la inestabilidad climática, cambios de temperatura y fuertes vientos.

La misma playa que se usa, también la utilizan otras especies de animales y de plantas, por lo que hay que tratar de interferir lo menos posible: No arrojando piedras a las aves, evitando generar ruidos molestos y en alto volumen, por ejemplo, con la utilización de reproductores de música, o profiriendo gritos, evitando dañar la vegetación de la costa o pasar por arriba de los juncales.

Disfrutemos del sonido de las olas, de los pájaros, del viento, y permitamos a otros visitantes que también lo puedan hacer. La música en alto volumen interfiere negativamente con los animales del lugar y obstaculiza su comunicación y la de los visitantes.

Este es un mensaje de los Parques Nacionales Nahuel Huapi, Lanín, Lago Puelo, las provincias de Río Negro y Neuquén, las Municipalidades de San Carlos de Bariloche, Villa la Angostura, Dina Huapi, San Martín de los Andes, Junín de los Andes, , Aluminé y la Comisión de Fomento de Villa Traful.