Entre nosotros

¿Nuestros dirigentes, se interesan en la ruta 23?

Aunque medio Bariloche o más aun, sepa muy poco o nada de la Ruta 23 y el avance con que se lleva adelante, no es hora de conformar un organismo, mixto en el que haya funcionarios -mínimos uno por los principales involucrados, y privados responsables de servicios básicos-, para una ruta como esta funcione como querríamos todos?

Porque estamos viendo que salvo las tareas básicas a la misma, tan demoradas en anteriores gestiones provinciales recordemos, muy poco o nada se sabe hacer para recibirla y atenderla como corresponde a una ruta que unirá Océanos, y será vía común de las diferentes economías regionales, además de una inevitable corredor turístico de impensable resultado en las condiciones que vemos, aunque sin dudas lo será.

Son en verdad demasiado los atrasos de todo tipo que esta ruta nacional ha tenido hasta hace muy poco tiempo atrás, incluso agraviando poblaciones que integran la llamada Línea Sur, que ocupa nada menos que 2/3 de la superficie provincial, que a raíz de ello mantiene un aislamiento increíble, para con la propia Provincia, al costado de zonas altamente productivos, que parecieran no tenerla en cuenta

Durante la gestión del Gobernador Mario Franco presentamos lo que hoy puede considerárselo el primer Proyecto de Corredor inter- oceánico, que denominamos “Puente terrestre Puerto San Antonio – Puerto Montt”, en el que incluíamos un “Corredor Bariloche Osorno”, más para la agilización de trámites entre nuestro país y Chile, vía Paso Internacional Puyehue (hoy Samore), recién habilitado. Y lograr que se impulse la Ruta 23 que hoy ya es casi una realidad a concretarse sí o sí.

Luego vino el golpe militar y no se habló más; pero, ahora, porque no hacerlo sobre un tema de tanta trascendencia?

Insistimos cuando se hacían reuniones (¿?) por la Tarjeta Vecinal Fronteriza – vigente entonces en los Puentes sobre el Rio Uruguay, entonces de reciente inauguración, un sistema de integración regional nuevo para el país.

Sí, acertó, no se hizo nada, hasta hoy.

Solo un dislate atrás de otro, positivo nada, de gente con muy poco conocimiento del tema.

Como con el Comité de Frontera con antecedentes más que válidos y fácilmente comprobables, en el funcionamiento ágil en el régimen de los mencionados puentes, acá… si, acertó de nuevo, no se hizo nada.

Y hay muchos otros ejemplos parecidos, donde el fracaso fue la conclusión ante la falta de participación integral de las dirigencias involucradas de la Sociedad; como las muchas propuestas de inversión productivas fracasadas por la falta poco menos que absoluta de conocimiento sobre un tema que ha desarrollado incluso centros turísticos inexistentes cuando Bariloche, era más que famoso, y hoy sigue sin desarrollo sostenido.

Por ello con la ruta 23, debe ser distinto, porque al inaugurarse una obra como esta, y todo lo que significa un corredor vial como se lo ha planteado, esta claro que si Bariloche y su gente, sigue sin preocuparse en el mismo, quede fuera de sus realizaciones posibles, aunque esa posición les afecte sin duda alguna.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site is protected by wp-copyrightpro.com