Editorial

Cuesta lo mismo hacerlo bien, que hacerlo mal..               (*)

 

Podríamos tomar en análisis colectivo a lo ocurrido en los festejo del ultimo aniversario, porque los tenemos muy cerca, y antes que las tonteras del diario vivir nos lleven a olvidarnos, para tratar de entender un conocido secreto a voces, estamos sumando vacas y burros para saber cuántos ranchos tenemos…

Ello quiere decir que razonamos muy mal con los resultados que tenemos a la mano.

Algo más nuestro, para entender como creemos ha sido el Aniversario, en el que todos quieren estar, todos quieren participar, todos somos Bariloche ese Día.

De manera especial la familia y los vecinos todos.

Un desfile llevado a calle de pueblo seguramente para darle mayor calidez y sabor a gente amiga, resulto con más matices de tristeza que alegría en sus expresiones comunes.

Encima tratando de justificar con argumentos que poco y nada tienen que ver con el calor popular; como la no realización del guiso montañés (¿?), que tal vez hayan comido entre un montón más de comidas populares nuestros vecinos, aunque seguramente no en la montaña propiamente dicho.

Y ahí deberían nuestras dirigencias, especialmente de una actividad tan vinculante y relacionada como el Turismo, que cada año pareciera “ponerle menos fichas “a este encuentro local, más que representativo y característico además, en todas las ciudades del país.

No hay que fundamentar demasiado para rescatar el valor de estos encuentros, populares íntimamente metidos en la Sociedad, y no precisamente turísticos..

Alguien advirtió que solo seis o siete antiguos pobladores fueron recordados oficialmente con sus historia llenas de recuerdos locales, y esfuerzo volcados al desarrollo local?

Y acá tratamos de buscar razones y explicarnos tantas preguntas que vemos sin responder que creemos hay que hacerle a nuestros dirigentes.

Será porque falto el guiso, que muy pocos recuerdan haber comido en la montaña?

Creemos que no sea esa razón, ni siquiera motivo ninguno para no entendernos, sentándonos un rato delante de nuestra fotos antiguas, en que se ve una aldea luchando con denodado esfuerzos para lograr su crecimiento.

Recordar solo que Bariloche tuvo antes un Puerto importante y una flota de vapores para recorrer su hermoso Lago, antes que un trazado serio de la ciudad.

O que los corrales de Caparro, en los primeros días del siglo pasado, eran un espectáculo más cuidado que la actual Costanera?

Ni hablar de las actuales y costosas veredas que vemos en la misma y aquellos corrales donde no se ve una sola astilla fuera de lugar, y meneos faltante alguno en su armonía?

No nos resignemos con los errores que cometemos regularmente con lo que es propio y caracteriza a nuestra ciudad, y la responsabilidad y posibilidad de superarlos creemos estén en la dirigencia oficial y privada, insistiendo en sumas equivocadas

 

(*) Sabio dicho popular, ignorado por nuestras dirigencias

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site is protected by wp-copyrightpro.com