Editorial

Y si nos damos una oportunidad..

Cada día que vivimos en Bariloche nos sorprendemos más de la vocación que tienen sus dirigencias para complicar la vida en Sociedad.

No creemos sea causa de falta de información sobre los temas  en que se equivocan, o no tratan de satisfacerlos como realmente pueden hacerlo: y eso lo vemos en cualquiera aspecto que queramos ver a la ciudad y sus actividades.

Ahora, después del absurdo en que concluyo calle Mitre (la principal y emblemática calle local, vale aclararlo ya que algunos parecen no darse cuenta), se habría llegado  a  un acuerdo, dejar un tiempo más que la sigan rompiendo y luego la trataremos de arreglar a la moderna otra vez,

Ni por equivocación, escuchamos explicaciones racionales, ni un pedido de  disculpas; falta decir, bueno, acá no pasó  nada, vamos otra vez…

Cualquiera que salió alguna vez y vio cómo se han modificado calles centrales en ese aspecto, debe saber que así no lo vimos nunca; aun así ni se sabe que será después calle Mitre, si peatonal, o si a la antigua, etc.

Por las dudas la hagan peatonal, no vayan a imitar el ejemplo que supimos ver en la misma: con un par de tambores y algunos palos atravesados en el cruce con calle Urquiza. ¿Se acuerdan?

Acaso alguno pensó que el Paseo del Centro Cívico desapareció por el mal tiempo?…

Por otra parte las carencias son las de siempre y también siempre en espera de un destino mejor.

Ahora aprovechando la tegua electoral, se harían algunas obras con fondos  oficiales extra zonales, con sus consecuencias obvias; entre las ms comunes de seguir siendo convidados de piedra en propia casa, de tal manera que ni se controla ni se reclama luego, salvo el comentario intrascendente del momento.

Alguien recuerda  algún pronunciamiento de las Colegiaturas profesionales respecto a lo que concluyera siendo calle Mitre, u otros fracasos como el Puerto (donde estaba  oficialmente  dispuesto no hacerlo!!), la Planta de Tratamientos cloacales en pleno ingreso a la ciudad turística, con riesgo de contaminación del Lago, etc.

Y, se nos ocurre preguntar por qué no pensar en usar los propios recursos que todos saben son muchos, y generalmente no se invierten en Bariloche, donde precisamente se generan?

Ahora  evaluaciones sobre recursos propios no vemos, ni esperamos se sepa realmente con que se cuente, salvo expresados  desde afuera, mientras entre noostros pareciera sea tema sin importancia, y apenas se enseña que tenemos, y hasta por ahí no más; trabajo, fuera del turismo muy poco como ocurriera siempre, las actividades sindicales, igual o como hace años, infraestructura urbana ni hablar, y una  apatía y/o  inercia empresarial que asusta.

Por qué entonces no fomentar la inversión en Bariloche a través de negocios rentables, obviamente productivos, ya sea a través de cooperativas u otras figuras como asociaciones empresarias y/o sindicales conjuntas, devengando impuestos, etc., con dinero local, generado en nuestra ciudad. Esto se hizo y con excelentes resultados en ciudades de la costa Este de Entre Ríos cuando se habilitaron los puentes sobre el Rio Uruguay y le cambio la vida a la misma y la crisis nacional era similar a la actual, sin trabajo, desempleo y compras masivas en Uruguay.

En otras palabras como decía el economista Radical -pero en serio-, fallecido hace muy pocos meses D. Aldo Ferrer, con lo propio.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *