Editorial

Conflictos y soluciones

Lamentablemente estamos yendo de conflicto en conflicto.

Los que en muchos casos son insertados en la sociedad toda, sin haberse previsto siquiera como atenderlos.

El conflicto docente en Capital Federal, puesto sobre la mesa de todos a través de la televisión centralizada que tenemos, de un día para el otro, está afectando al país todo, ya que está claro con la actual política nacional, necesariamente se proyectará sobre el país. Y no hay criticas ciertas al tema en sí mismo sino a los procedimientos, muy a pesar que en muchos casos ni los proponente saben que realmente quieren para la Educación de los alumnos, ya que el trabajar gratis, y encima obligatoriamente, es uno de los peores a discutir que nos retrotrae a tiempos poco menos de esclavitud, por más verborragia educacional que se intente para justificar lo injustificable.

Para ello, se inventa cualquier razonamiento, con represión policial incluso, que por suerte para todos, evito la Justicia nacional en este caso

Habría que pedir  a la “gran prensa nacional, y/o más concretamente  porteña que siga operando con sus problemas del fútbol, televisión mediante y otros derivados de la nueva subcultura vigente, a la que lamentablemente pareciera adherir con todas las ganas posibles, la actual gestión oficial; tome a estos conflictos con la debida seriedad y conocimiento del tema.

No es broma, aunque haya  algunos comentaristas de esos grupos periodísticos que lo entiendan así.

Acá entre nosotros, sin ir muy lejos, felicitamos en la decisión oficial de tratar de hacer entender a la dirigencia local, sus errores reiterativos sobre lo que han llamado poco menos que la gran solución a al Turismo local, en sostenido atraso respecto a otros cetros nacionales de reciente creación, con mucho menos recursos naturales y ventajas comportáis que Bariloche, como es hacer en nuestra ciudad un Centro de Convenciones y Congresos – lo ponemos expresamente al revés para ver si  alguien lo enriende.

Citamos a un conocido vecino -ya fallecido, D. Alfredo Sauter-, con el que coincidimos,  y nadie puede desconocer la enorme experiencia que tuvo en sus largos años de  actividad turística -privada y oficial- respecto a lo que debería ser el Centro… “un galpón de lujo” lo definía; y, la dirigencia local no arrimo idea ninguna a su realización.

No se entiende nada, menos insistir en hacerlo, y todavía memos, si cabe, como prioritario, con los mismos argumentos tenidos en cuenta para decirse que no hay proyecto realizable  ninguno, ni conocimiento al respecto por quienes han intervenido hasta ahora en el tema, esta aclaración va por nuestra cuenta, como recordar los antecédeles que registra la historia barilochense de los últimos años, en que se ha gastado para ello en todo, menos en desarrollar un proyecto real y realizable, sin respuesta seria.

Insistimos, hasta se les creó un ENTE provincial rentado (¡!), se les cedió un Centro en obra avanzada, con más de 5 millones de dólares gastados en  infraestructura, y no se invirtió un pesos más en la misma, ni se la tuvo en cuenta para nada.

Por ello, nos aflige este tipo de vivir de conflicto en conflicto, sin salida concreta a la vista, en todos los casos parecería hasta de manera  consensuada, ya que nadie pierde tiempo y esfuerzos en lo que no le conviene.

En el ejemplo nacional, con sentarse juntos a tratar y resolver de manera compartida entre funcionarios estirados y jóvenes díscolos, el tema se resuelve y se sigue adelante en armónico crecimiento: entre nosotros es aún más fácil, si realmente importa la cuestión en disputa, y no hay proyecto serio, se elabora el mismo oficialmente si en verdad se tenga como prioritario, incluso con participación -efectiva- de entidades intermedias que estén en el tema, y se propone a inversores, preferentemente  locales, que serán los que proveerán sus servicios, y recibirán sus ganancias increíbles…

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site is protected by wp-copyrightpro.com